Hoy hablaremos del amoniaco presente en algunos productos de limpieza y que normalmente viene en concentraciones del 15% .

Bueno el amoniaco es realmente muy eficiente en cuestiones de limpieza de la casa. Pero desafortunadamente es también una sustancia tóxica que genera un gas irritante el cual puede provocar lo siguiente en caso de que sea mal utilizado: quemaduras en las mucosas de ojos, nariz, boca, garganta y pulmones. Los síntomas de la intoxicación por amoníaco son tos, respiración con dificultad, dolor y sensación de quemazón en el pecho y ojos llorosos. También puede aparecer dolor e irritación en garganta y boca, inflamación de los labios, vómitos, alucinaciones, ceguera y alteración del ritmo cardíaco.

usa o no usar amonia

 

Usar o no usar amoniaco

El amoníaco no se debe mezclar con ningún otro producto de limpieza doméstico ni detergentes, especialmente lejía y aquellos que contengan cloro. Cuándo amoníaco y cloro se mezclan se produce una reacción química y se liberan gases muy tóxicos que provocan inflamación en las vías respiratorias promoviendo la acumulación de líquido en los pulmones.

Antes de comenzar a limpiar con amoníaco debes abrir las ventanas y asegurarte de que corra muy bien el aire. Para más seguridad puedes colocar un pequeño ventilador en las ventanas para mejorar la circulación. Lo niños y mascotas deberían salir de la habitación mientras se esté utilizando amoníaco ya que ellos son más sensibles a los vapores.

Una lectora nos compartió su experiencia con el amonia:

Ignorando la reacción que produciría, hice esa combinación de cloro con amonia y los gases me produjeron inflamación de bronquios o sea bronquitis y dificultad para respirar durante varios días. Aprendí a nunca más hacer bombas para la limpieza.

En particular yo deje de usar el limpiador de hornos que ven en la fotografía hace 10 años. Tan solo de imaginar que no lo había enjuagado bien y que la comida que yo metía al horno se podía contaminar con algún residuo de amoniaco fue suficiente para que optara por limpiarlo con vinagre y bicarbonato.

Aunque tengo que dejarlo toda la noche en reposo y aunque no queda 100% limpio como con el Easy Off… es preferible la opción natural. ¿No crees?

Si buscas vivir de manera «verde» busca desengrasantes que no contengan amonia.

¿Te sirvió la información? comparte a través de tu red social favorita.