Y si!!! Aunque lo puedes llevar a la “costurera” recomiendo muchísimo aprender a coser pues es un acto radical de congruencia para quienes estamos preocupados por el planeta.

La contaminación por fibra textil para la industria de la moda en el mundo es muy alta. Desde su elaboración hasta su desecho.

Tenemos que valorar más lo que ya tenemos. Cuidarlo y repararlo si se rompe. Consumir menos, comprar poco y de calidad para que nos dure muchos años.

Además la costura es un magnífico remedio contra el estrés y un gran detonante de la creatividad!