Esta delicia contiene tres de mis aceites consentidos: de coco, de ajonjolí y de aguacate. Y para darle un olor rico hicimos dos variaciones, una con con aceite esencial de lavanda vainilla y la otra con bergamota. Es un “todo terreno” y lo puedes usar de muchas formas:

aceite verde a la mexicana

1. Saliendo de la regadera y sin secarte bien, aplícalo en todo tu cuerpo…todooooo! Da masaje vigoroso mientras se absorbe.
2. Aplícalo en puntas de tu cabello a manera de tratamiento hidratante de preferencia por la noche.
3. En horas seguras para asolearte ( antes de las 10 am y después de las 6 pm) úsalo como bronceador en tu cuerpo. Tiene un factor de protección bajo y obtendrás un bronceado hermoso, duradero y sin descarapelarte.
4. Úsalo como desmaquillante, retíralo muy bien con un algodón humedecido en agua o agua de rosas o de hamamelis.
5. Si te van a dar un masaje, no te olvides llevarte tu aceite!
6. Es un magnífico lubricante, usa poca cantidad.
7. Si estás en la menopausia y padeces de resequedad vaginal, aplícalo generosamente en la parte externa después del baño diario, retira el exceso.
8. Si te toca la mala suerte de que tus hijos se contagien de piojos (iuuu) aplícales aceite en toda la cabeza y usa el peine de metal especial para sacar liendres y piojos. Estos saldrán con mucha facilidad.
9. Mézclalo en la palma de tus manos con un poco de bicarbonato y exfolia con suavidad tu cuerpo. Enjuaga muy bien.
10. Úsalo como si fuera “espuma de rasurar” para tus piernas y axilas.

Que tal!!! es una belleza!!! lo puedes encontrar en la tienda virtual